Mi experiencia como maestra de belleza en la comunidad es algo sin explicación.

Cuando estaba en Brasil, pensando como enseñaría, no conocía nada de la realidad de las mujeres de La Isla, tan poco podía imaginar las condicones en las cuales serían nuestras clases.
Algunos dias teníamos viento, polvo y Humo de las quemas, pero ésto no afectó nuestra determinación. Trabajaban duro y concentradas. Ahora tenemos una sala de belleza donde las mujeres podrán trabajar, mi proyecto creció estoy muy felíz por la determinación de las mujeres en cambiar sus vidas y quizá no necesitarán estar más solas en las casas produto de la caña. Para mi creo que aprendí mucho con ellas de su sencilla forma de ser , amor y dedicación. Creo que mi vida cambió mucho!!

-Kizzy