Investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston publicaron en enero de 2015 un artículo en la Revista Internacional de Salud Ocupacional y Ambiental (una revista científica arbitrada) que concluye que “uno o más factores de riesgos de la ERC son ocupacionales. Este hallazgo es especialmente significativo porque antes de esta publicación, los informes de la Universidad de Boston (BU) no habían sido concluyentes respecto a las principales causas de la ERCnT. Sus hallazgos que no habían sido revisados por pares fueron utilizados de forma errónea por la industria azucarera en repetidas ocasiones para negar la relación entre esta enfermedad y las prácticas laborales.

El año pasado el equipo de Salud Pública de la BU declaró que les “preocupa el proceso de revisión de la

[Corporación Financiera Internacional (CFI)/Banco Mundial] y la seria simplificación excesiva de la investigación disponible.” (Disponible en inglés y español, traducido por Fundación Isla). Esta seria “simplificación excesiva” fue utilizada para crear dudas acerca de las causas de la enfermedad y desviar la atención del carácter ocupacional de la ERCnT, a la vez que justificaba préstamos adicionales de la CFI a la industria azucarera. Como declaró Mario Amador, Gerente General del Comité Nacional de Productores de Azúcar de Nicaragua, los representantes de la industria estaban “plenamente convencidos que no hay una relación directa entre ERC y las actividades realizadas en la industria azucarera.”

El artículo de Boston University esta disponible en Íngles y Español, traducido por Fundación Isla.

Los hallazgos de la publicación de BU apoyan la postura publicada y sostenida desde hace tiempo por Fundación Isla de que las condiciones laborales en los campos de caña de azúcar son la principal causa de ERCnT. Mientras que es necesario continuar con los esfuerzos de investigación dirigidos a las causas de la ERCnT para informar la prevención como objetivo principal, ya se sabe lo suficiente de la enfermedad como para tomar acción e intervenir en las cuestiones ocupacionales de la industria azucarera. En línea con nuestra postura, el equipo de Salud Pública de la Universidad de Boston afirmó en su declaración que “es importante actuar para controlar la epidemia […] aunque la(s) causa(s) subyacentes sigan siendo inciertas. Tales acciones deberían incluir: evaluaciones y mejoras en las prácticas laborales de la industria del azúcar.”

Fundación Isla trabaja en la actualidad para mejorar las condiciones en la industria azucarera en El Salvador donde estamos llevando a cabo un estudio piloto de intervención en el lugar de trabajo, el Programa WE, con el Ingenio El Ángel. El estudio determinará si los trabajadores que tienen acceso a suficiente agua, descanso y sombra, mejores equipos y técnicas ergonómicas de corte están mejor protegidos ante el daño renal. El objetivo de la intervención es prevenir y/o frenar el inicio y la progresión de la ERCnT y simultáneamente investigar las exposiciones a toxinas. A través de nuestros esfuerzos y colaboración con socios académicos y de la industria, mejorar las condiciones de trabajo de los cortadores de caña se está volviendo una realidad. Los resultados iniciales son prometedores, los resultados preliminares estarán disponibles antes del final de julio de 2015.

Hay casos documentados en los que se muestra una imagen distorsionada de las condiciones de trabajo en la industria azucarera en Nicaragua. Se puede encontrar los detalles en un informe de visitas de campo producido por Fundación Isla y publicado recientemente en el Guardian (Reino Unido).